Ecequiel Barricart

Diseño Binario

03/08/22 •Creatividad •Diseño •Diseño Binario •Innovación MetaversoRealidad VirtualVR

La nueva realidad virtual o del bit, concretada esta en la aparición del Metaverso, requiere de una reflexión sobre el diseño hoy.

Las nuevas características del escenario metavérsico, que vienen a sumarse al escenario habitual en el que se ha desenvuelto hasta ahora el diseño, están dando paso a lo que he denominado: diseño binario. Y lo he llamado así porque en este nuevo concepto, el alma de la marca es la misma, pero su expresión es dual, es doble, ya que se desenvuelve en dos realidades: la física y la virtual.

El diseño binario es, por tanto, una nueva forma de entender el diseño, que afecta a la marca en cuanto a su construcción, su funcionalidad y su estética.

Construcción: el Metaverso está construido en base a una visión espacial 3D, formada por polígonos que intentan alcanzar el mayor realismo posible, pero supeditada esta todavía por la fluidez de los datos. Actualmente, la distancia entre la ficción y la realidad se va acortando gracias a la incursión del 5G, pero la realidad es que sigue habiendo una distancia notable. De hecho, podríamos decir que uno de los grandes retos en este momento es el de optimizar el peso de nuestras creaciones para que no afecten a la fluidez requerida por el espacio, algo que colisiona frontalmente con el detalle que podemos alcanzar habitualmente en nuestros diseños 3D al utilizarlos en un entorno físico.

Funcionalidad: la funcionalidad en el mundo físico y metavérsico requiere invocar de lleno a nuestro pensamiento descentralizado donde, en la realidad física, una mesa es una tabla soportada por cuatro patas que reposan en el suelo, mientras que en el Metaverso una mesa puede ser una representación gaseosa de una tabla que no tiene patas, puesto que no hay suelo y los elementos pueden flotar. Pensemos entonces en la funcionalidad de los soportes convencionales que utilizamos para nuestras marcas en la realidad física y observemos la libertad creativa que nos proporciona el Metaverso que carece de materia física y se basa en representaciones más o menos audaces e imaginativas de las cosas. Como ejemplo de lo que hablo, pensemos en lo poco funcional que resulta el impacto de una valla publicitaria en el Metaverso cuando podrías diseñar un simpático conejo volador que recorra el espacio mostrando tu marca en su camiseta.

Y en este punto, si hablamos de marcas personales, es conveniente también pensar en su concepción binaria donde la presencia física va a poseer un espejo llamado avatar que te va a representar a todos los efectos en un mundo tan real como el que hemos habitado hasta ahora porque, sí, la realidad es binaria también.

Por último, la estética. El diseño binario es la suma de las dos realidades estéticas donde conviven nuestras creaciones. Dos mundos que se enriquecen mutuamente y del que asoman tendencias que ya estamos reflejando en nuestros diseños, como son la convivencia de elementos en diferentes dimensiones; el protagonismo de texturas como el éter, el plástico, el gas, los fluidos; la exageración y el radicalismo de las formas y colores; la aparición de nuevos seres animados y avatares; y el ambiente tecnológico que subyace tras todo ello.

Somos el signo de nuestro tiempo (gracias Prince por la canción). Sin duda hoy vivimos una época emocionante en el mundo del diseño, que los creativos debemos abordar desde la vanguardia. Porque para nosotros, el futuro -como digo en mi libro ‘Think Punk’- es hoy.

10VE