Cerrar

Social Angel

Social Angel_Ecequiel

Desde hace tiempo, a todas las empresas que ayudo a conceptualizar su marca y negocio les digo que se conviertan en ‘Social Angels’. Es un término que me he inventado y que responde a la necesidad de que las empresas tengan un objeto social de verdad, sistémico, alejado del postureo de la Responsabilidad Social Corporativa de siempre.

Las personas que integran una compañía es bueno que tengan un hilo que les una más allá de la conversación propia de su trabajo. Un hilo emocional, que les otorgue una misión y genere un nuevo código de comunicación-acción fuera de la caja del día a día. Podemos ser una correduría de seguros como la de mi amigo Félix Suescun, pero comprometernos con la Asociación Navarra Nuevo Futuro en conseguir para sus críos los regalos de Navidad. Podemos hablar profesionalmente de lo que nos ocupa, pero dotar a nuestro trabajo de una piel que dé mayor profundidad a nuestra relación interna y con nuestros clientes.

Cuando creas una frecuencia nueva en las relaciones de los equipos basada en la generosidad, aparecen las pasiones e ilusiones de sus integrantes de forma espontánea. Es mágico, bello y útil. En las empresas detectamos rápidamente el talento técnico, pero a veces no sabemos detectar el talento emocional, cambiar de registro es una de las formas que tenemos para obtener más matices, capacidades y compromiso de las personas.

Dar sin esperar nada a cambio es además inteligente, uno de los grandes poderes que tenemos y que pocos utilizan. Durante la crisis, en YOU MEDIA hemos tenido siempre disponible ‘la mesa de los amigos’. Una mesa para personas que, por diferentes motivos, se quedaban sin trabajo y debían comenzar de nuevo. Me parecía genial que en vez de enfrentarse a ello desde su casa, en pijama, lo hicieran en el entorno de una agencia creativa como la nuestra, convirtiendo su circunstancia en un nuevo trabajo: buscar trabajo. Obligándose cada mañana a ponerse guapo, tener un horario, un plan y unos recursos a su alcance. Para nosotros era un placer ver como personas que la ocupaban, en seguida creaban una empresa o accedían a un nuevo puesto de trabajo. Nada más gratificante.

La figura del ‘Social Angel’ nace a partir del bluf en el que se han convertido los ‘Business Angels’, que no dejan de ser directores de bancos vestidos con los colores de Google y barba de cuatro días. Llamar ‘Business Angels’ a un ‘Business Angel’ es patético, deberían buscar otro término más adecuado tipo ‘socio hipster’, ‘especulador enrollado’, ‘prestamista diet’, no sé, algo más acorde. Personalmente yo los llamaría socios capitalistas como toda la vida y así le quitaría expectativas y el exceso de postureo que a veces confunde mucho al emprendedor.

Un ángel es alguien que no putea, es alguien que suma desde el amor. Es alguien que empodera positivamente al prójimo con su compañía. Realmente, si este empoderamiento fuera en el mundo de los negocios, el término ‘Business Angel’ sería correcto, pero no es el caso, como he dicho el ‘Business Angel’ ve una oportunidad, la coge y pasa por encima del ideólogo como si de brasas ardiendo se tratara. Igualmente, la RSC de las empresas podría ser lo que yo denomino ‘Social Angel’, pero tampoco es el caso, la mayor parte de las veces hablamos de una acción social que carece de piel y que no cuenta con las ilusiones y emociones de los protagonistas (salvando al de recursos humanos, que ya tiene algo con lo que rellenar veinte folios de la memoria anual).

En fin amigos, reunid a vuestros equipos, buscad una acción social que os una transversalmente, que os emociones e ilusione y poneros en marcha. Invertid recursos de amor en ella y afectad positivamente a vuestro entorno. Convertiréis vuestra idea en acción social, os sentiréis mejor, conoceréis aspectos de vosotros mismos que desconocéis y estaréis dando un paso firme hacia la construcción de una empresa con alma.

Si te ha gustado, compártelo!
http://www.ecequielbarricart.com/social-angel/

En Business, Concepto, Emprendimiento, The E Experience